“Puerto Rico tiene una oportunidad de hacer una aportación única [en el uso terapéutico del cannabis medicinal] porque en ninguna otra jurisdicción se ha podido crear una herramienta de registro, observación y formulación, más allá de la vaporización de la flor. Lo que queremos es que no solamente el médico dé la recomendación inicial, sino que también esté involucrado mientras la persona esté usando el cannabis medicinal para poder ir haciendo los ajustes necesarios de dosificación. En ese sentido, el médico puede ser instrumental”, comenta el doctor Claudio en entrevista con el periódico El Nuevo Día publicada el 27 de febrero de 2017.

Oprima AQUI para leer la entrevista completa.